“Cuando somos capaces de superar el individualismo, realmente se puede desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelve posible un cambio importante en la sociedad.” (LS 203)

 

El “nuevo estilo de vida” ha cobrado importancia a partir de la toma de conciencia de que los estilos de vida de nuestras sociedades consumistas son insostenibles y contrastan claramente con la responsabilidad de cara a los pobres, al planeta y a las generaciones futuras.

 

El “nuevo estilo de vida” es una forma de resistir a las manipulaciones del sistema y de los que detentan el poder socio-económico, financiero, político y cultural, que nos quieren hacer creer que en el consumismo está la felicidad.